domingo, 15 de octubre de 2017

LA UTILIDAD DE LAS TURORIAS

La relación entre el tutor y la familia resulta siempre fundamental. Si los padres han hablado con los tutores y siguen de cerca el desarrollo de sus hijos, las calificaciones no deberían constituir una sorpresa.

El sistema educativo establece la evaluación continua. Lo que habría que tener en cuenta en las notas no es ni el primer trimestre ni el segundo, sino cuál es la evolución de cada niño concreto. Los padres tendrían que tener muy claro que los objetivos deben alcanzarse al final del ciclo, y relativizar la trascendencia del curso.
Una mala nota en el primer trimestre tendría menos importancia, en el segundo un poco más, y si eso sigue en el tiempo es cuando hay que empezar a preocuparse. Esa nota debería verse, simplemente, como que hay que darle más tiempo a ese alumno para conseguir los objetivos.

La segunda evaluación, debe ser vista como algo importante por los padres. Es recomendable iniciar el tercer trimestre volviendo a hablar con los profesores. El curso es, sobre todo, un camino, un proceso, en el que, más que las evaluaciones, lo verdaderamente relevante es lo que sucede a diario en la clase.

A los profesores les ayuda mucho conocer cómo es el niño o la niña en casa. Cuando los padres les exponen este aspecto, generalmente su visión del niño se modifica. Se trata de que, en este caso, le hablen de cómo es en casa. Cómo afronta los estudios, qué dice del colegio, cómo es su autonomía, conducta, qué pautas llevan a cabo como padres…Si se considera que hay alguna circunstancia de la vida familiar que sea relevante para el tutor, es bueno que la conozcan.

Por tanto, y a modo de resumen los temas que no pueden olvidar tratar en las tutorías trimestrales son:

-La marcha del proceso de aprendizaje.
-Comportamiento y relación con otros niños.
-Cómo es en casa; si presenta necesidades especiales.
-Qué podemos hacer por nuestro hijo.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

TIENDAS AMIGAS...

Estamos actualizando el listado de "tiendas amigas", para ampliar y mejorar el servicio a nuestros socios; por lo que si posees un negocio y quieres colaborar con nosotros este es el momento. 
Estamos incluyen ya nuevas tiendas como SPRINTER, BICOS DE MENTA o LA JUNGLA

Y tú, a qué esperas a asociarte para disfrutar de ellas?

Llámanos al 698 165 234



martes, 19 de septiembre de 2017

ANSIEDAD POR LA VUELTA AL COLE?

La vuelta al cole puede provocar ansiedad en los niños, así como apatía e irritabilidad.
Los adultos solemos tomarnos muy en serio la vuelta al trabajo; hasta hablamos ya del SÍNDROME POSVACACIONAL. Pero para los niños la vuelta al cole puede no ser muy distinta. Los más pequeños también pueden acusar el regreso a la rutina diaria tras las vacaciones. 
De hecho, según los especialistas, tres de cada diez niños presentan sentimientos de ansiedad, apatía e irritabilidad en estas fechas de vuelta al colegio.
Las estadísticas muestran que un 4% de los niños y adolescentes presentan problemas psicosomáticos como dolores abdominales, nauseas, vómitos o cefaleas en su etapa postvacacional.
Si bien, se trata de un "malestar pasajero" que afecta a los niños en los primeros días de clase y que "no se traduce en ningún problema de salud". La prevención "es la mejor pauta para evitar en los niños estos sentimientos o paliarlos en la medida de lo posible".

Para evitar que la vuelta al cole cause ansiedad, apatía e irritabilidad en los niños, los psicólogos recomiendan: 
  • En los días previos al final de las vacaciones que vayan adaptando su horario con el fin de habituarse paulatinamente al que tendrán en el curso escolar. Puede ser útil levantar a los niños en los días anteriores cada día un poco más temprano y evitar cambios bruscos.Inculcar en ellos entusiasmo por el inicio de la nueva etapa. 
  • Los pequeños suelen imitar el estado de ánimo de los adultos; mejor evitar los comentarios negativos. Transmitir a los hijos emoción por el reencuentro con los compañeros del colegio y entusiasmo por este cambio de rutina, haciéndoles ver que la vuelta al colegio es un aliciente y no un trauma o un motivo de angustia. 
  • Ayudar a los niños a asociar mentalmente el colegio con escenas agradables como jugar, reír o aprender. 
  • Favorecer la relación con otros niños invitando a algún amigo a casa o acudiendo al parque habitual después del colegio.Las despedidas deben ser breves, evitando dramatizaciones para no generar más desconfianza en los niños. 
  • Ser puntuales a la entrada y a la salida del colegio, para no generarles incertidumbre.